El derecho de oposición al que se refiere el artículo 17 de la Ley Orgánica 15/1999 , trae su origen de lo dispuesto en el artículo 14 de la Directiva 95/46/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 24 de octubre de 1995 relativa a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, según el cual:

“Los Estados miembros reconocerán al interesado el derecho a:

• oponerse, al menos en los casos contemplados en las letras e) y f) del artículo 7, en cualquier momento y por razones legítimas propias de su situación particular, a que los datos que le conciernan sean objeto de tratamiento, salvo cuando la legislación nacional disponga otra cosa. En caso de oposición justificada, el tratamiento que efectúe el responsable no podrá referirse ya a esos datos;

• oponerse, previa petición y sin gastos, al tratamiento de los datos de carácter personal que le conciernan respecto de los cuales el responsable prevea un tratamiento destinado a la prospección; o ser informado antes de que los datos se comuniquen por primera vez a terceros o se usen en nombre de éstos a efectos de prospección, y a que se le ofrezca expresamente, el derecho de oponerse, sin gastos, a dicha comunicación o utilización”.

Este derecho se materializa en la vigente Ley Orgánica a través de dos preceptos: los artículos 6.4 y 30.4.

El primero de ellos reconoce el derecho del interesado al que asista un interés legítimo a oponerse al tratamiento de sus datos en aquellos supuestos en que, conforme a lo previsto en el artículo 6.2, no sea preciso recabar su consentimiento, indicando que “en los casos en los que no sea necesario el consentimiento del afectado para el tratamiento de los datos de carácter personal, y siempre que una Ley no disponga lo contrario, éste podrá oponerse a su tratamiento cuando existan motivos fundados y legítimos relativos a una concreta situación personal. En tal supuesto, el responsable del fichero excluirá del tratamiento los datos relativos al afectado”

El segundo reconoce el denominado derecho de “opt-out”, o derecho a no ser incluido en los listados obtenidos de fuentes accesibles al público y empleados con fines de publicidad o prospección comercial, estableciendo que “los interesados tendrán derecho a oponerse, previa petición y sin gastos, al tratamiento de los datos que les conciernan, en cuyo caso serán dados de baja del tratamiento, cancelándose las informaciones que sobre ellos figuren en aquél, a su simple solicitud”.

Artículo 17. Procedimiento de oposición, acceso, rectificación o cancelación.

• ” Los procedimientos para ejercitar el derecho de oposición, acceso, así como los de rectificación y cancelación serán establecidos reglamentariamente.

• No se exigirá contraprestación alguna por el ejercicio de los derechos de oposición, acceso, rectificación o cancelación.”