Los usuarios europeos podrán pedir que se borren sus datos de los buscadores web, ya que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha sentenciado que en determinadas condiciones ( datos que se consideren inadecuados o que ya no sean pertinentes ) los buscadores estarán obligados a eliminar de su lista de resultados, obtenida tras una búsqueda con el nombre de una persona, los enlaces a páginas web publicados por terceros que contengan información relativa a esa persona.

googleEl origen de este fallo del Tribunal se originó en una demanda de un ciudadano ante la Agencia Española de Protección de Datos,contra el buscador Google. Este hombre reclamaba que sus datos personales, que figuraban asociados a una subasta de inmuebles y un embargo en 1998, y los enlaces en los que aparecía esta información, fueran suprimidos de los resultados que aparecían en el motor de búsqueda.

La sentencia del tribunal de Luxemburgo enlaza con la corriente más avanzada del Parlamento Europeo en materia de protección de datos. La Eurocámara ha aprobado un proyecto de normativa —en espera aún del visto bueno definitivo de los Gobiernos nacionales— que reconoce por primera vez el derecho al olvido, pero lo suaviza respecto a la propuesta inicial del Ejecutivo comunitario.