En la actualidad el acceso a las redes sociales (Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Tuenti…) se ha convertido en un hecho habitual y aceptado en nuestra  cotidianidad.

Cuando un usuario particular se registra en una red social y recibe información personal de las amistades  y seguidores  que contacta, lo está haciendo en un entorno  “doméstico”. La Ley Orgánica de Protección de Datos o  LOPD establece ese entorno privado  como excepción que por lo tanto no está sujeto a su normativa. Pero  cuando una empresa crea sus perfiles sociales, y recopila y recibe la información  de sus contactos, lo hace principalmente con ánimo de lucro y en su actividad se establecen relaciones entre personas jurídicas o físicas, por lo que en este caso deberá cumplir la legislación vigente y será aplicable la LOPD.

También y partiendo de que una Red Social tiene lugar en un medio que es un servicio de la sociedad de la información, a toda empresa con perfil en la red se le aplicará la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico o LSSI-CE.

Es esencial que las empresas con presencia en las redes sociales garanticen y hagan evidente a sus potenciales usuarios, “followers” o contactos que cumplen con las premisas legales establecidas y que respetan la privacidad de sus datos.

Las empresas deben prestar una cuidadosa atención al contenido de la “Política de privacidad”, puesto que a través de ella se regula la actividad dentro de la red  y se establece con los usuarios normas de conducta que refuerzan la confianza mutua.

Los aspectos a tener en cuenta en la Política de Privacidad de la empresa para una buena adecuación a la legislación LOPD y LSSI-CE son:

-          Una completa información general de la empresa  y de canales para contactar con la misma.

-          Consentimiento del usuario de la política de privacidad.

-          Información sobre las acciones y la utilización por parte de la empresa de la información del perfil del usuario.

-          Deben figurar los derechos del  usuario de acceso, rectificación, cancelación y oposición, tal y como establece la LOPD.

-          Normativa legal para el uso de información para la realización de campañas, concursos y promociones.

-     Normativa del contenido de las publicaciones que se recopilan en la red, estipulando los límites de admisión y prohibición de los contenidos publicados por los usuarios  y el consentimiento de estos para la utilización de imágenes personales.

-          Términos legales respecto a la publicidad de servicios y productos ofrecidos por la empresa.

Llegamos a la conclusión de que toda empresa  que tenga intención de crear un perfil en las redes deberá tener en cuenta siempre los aspectos legales (LOPD-LSSI), ya que maneja y recopila información privada, susceptible de ser aplicada para obtener beneficios que afectarán a la actividad, marca, servicios y clientes  de dicha empresa.

 Más información en http://www.agpd.es/ y en http://gestra-lopd.es/productos-y-servicios/adecuacion-a-la-ley-de-proteccion-de-datos-2/